Acerca de mí

Mi foto

Creo en Dios y quiero dedicar mi vida a su servicio,
Creo en el amor y que cada persona tiene alguien especial en el mundo.
Yo creo q hay alguien a quien Dios esta preparando para mi y cuando ese pase sera un regalo que jamas descuidare.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

DEVOCIONAL 2

CONTENIDOS COMO PIEDRAS


Muchas veces me he encontrado con personas que a lo largo de su vida han pasado por tantos sufrimientos incluso  su niñez ha sido tan dura que se han cerrado  y están contenidas,son como las piedras que lleva el río cuesta abajo y en un momento se quedaron estancados dejando que el agua se apresara tras su espalda como una represa pero cuando el agua se acumula de tal manera se revienta y se lleva por delante todo lo que hay. Hay personas que no tienen la capacidad de expresar lo que sienten han dejado que el agua de los problemas se acumule a sus espaldas están contenidos, tratan de ser fuertes como la roca de aguantar por dentro,pero en  algún momento van a salir los problemas  a flote y se van a llevar por delante a las personas que mas los aman.
Ningún problema puede cerrar tu corazón dejar entrar a DIOS  puede aliviar la carga.
Nadie te pide que no seas fuerte, los humanos somos fuertes por naturaleza, pero reconocer que a veces necesitamos llorar y que nos duele y que somos frágiles no nos hace menos especiales o menos fuertes.
En un momento Jesús lloro cuando murió Lázaro y no por que no lo pudiera resucitar, si no por que en un momento, sintió tristeza por su amigo, por que lo quería, la mayoría de protagonistas en la biblia tenían amigos íntimos, a quien contarles sus tristeza Jesús tenia amigos íntimos de esos con los que te desahogas, El siendo hijo de Dios tuvo dolor y el lo podía solucionar todo no tenia q preocuparse por nada pero aun así necesito de amigos, sintió dolor, y no se hizo el fuerte, muchas veces tenemos q pasar por dolores y sufrimientos por que es necesario sobrepasarlos y enfrentarlos para tener experiencia peor mientras nos sigamos conteniendo solo lograremos que nuestro corazón se llene de dolor odio y rencor contra los que nos hicieron  daño, que nuestra vida física y espiritual se vea afecta. Salmos 32:1 Mientras callé, se envejecieron mis huesos En mi gemir todo el día.

Lo mejor en estos casos es hablar con Dios y rodearse de amigos sinceros y que tengan un consejo sano no de odio ni de rencor, y es precisamente en los momentos de dolor y de confusión donde tenemos el corazón para escuchar a DIOS.
NO TE HAGAS EL FUERTE, DIOS NO TE LO PIDE, PERO LO MEJOR ES LOS BRAZOS DE PAPA DIOS.
MATEO 11:28  Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.